Accidentes ¿estás preparado?

Hay accidentes que podrían dejarnos sin trabajo o hacernos perder oportunidades. Piensa en un viaje muy largo, quizás por Asia o EEUU. Doce, catorce horas de avión. Tú solo. En tu equipaje todas las muestras que necesitas para tu reunión de negocios. ¿Qué podría salir mal? ¿Has preparado un plan B?

Quizás aquí haya dos tipos de personas: los que piensan que todo irá bien, cerrarán en el negocio y volverán más felices que cuando partieron. Los que enviaron una caja con muestras adicionales al hotel hace unas semanas; llevan ropa de emergencia en su equipaje de mano y contrataron un Seguro de Asistencia en Viajes. ¿Quién tiene más posibilidades de sufrir accidentes? Los dos.

Los accidentes a veces ocurren

Tampoco es necesario complicarlo mucho pensando que te puede pasar esto o lo otro. Imagina solo que pierden tu equipaje ¿te parece algo muy raro, casi imposible? Pues sin duda es algo que pasa más a menudo de lo esperado. Pero no todas las veces resulta tan desafortunado. Quizás por la Ley de Murphy solo te sucede el día que llevas algo importantísimo.

Ya sabes que te tocará hacer papeleo, perderás tiempo y tendrás que estar pendiente de si te contestan o no. Algo que puede demorarse en el tiempo. Pero si algo así te paraliza ¿qué haces? ¿Lo pierdes todo?

 

Ser precavido siempre jugará a tu favor

El mundo no puede pararse por una maleta. Ni los negocios tampoco. Es posible que nunca la encuentren, pero recuerda que estás muy lejos de tu casa por un cometido. Sigue adelante.

Si eres de esas personas que pertenecen al segundo grupo que nombrábamos, no estarás sufriendo ningún drama. Sabes que te van a indemnizar por la pérdida de tu equipaje. También que, si aparece, otros se encargarán de que lo tengas. Podrás seguir con tu agenda sin problemas. Y, además, podrías recibir una segunda compensación económica por parte de la compañía de vuelo.

Seguro que todo eso es más que suficiente para que seas tú ese que finalmente cerrará el negocio y volverá a casa más feliz que al partir. No dejes tu suerte en manos del azar y contrata un Seguro de Asistencia en Viajes. Estés donde estés que nada te pare.